lunes, enero 25

El racismo en los Juegos Olímpicos

Por Yaotzin Martínez

Aprovechando que se está viviendo un ambiente tenso en el mundo debido al reciente caso de abuso policial por parte de un elemento blanco hacia un ciudadano afroamericano en los Estados Unidos, les vengo a presentar uno de los tantos momentos desagradables que han manchado el deporte internacional. Hablo sobre las olimpiadas de Berlín en 1936.

Recordemos que tres años después del comienzo de los Juegos Olímpicos sucedería la Segunda Guerra Mundial, así que para este momento de la historia, Adolf Hitler ya había sido elegido como Canciller de Alemania.

En 1933, dos años después de que Alemania fuera elegida como la sede de la competición, el gobierno decretó una política totalmente racial donde solo se le permitía participar a los atletas de raza aria, excluyendo por completo de cualquier deporte a judíos, negros, gitanos, etc. por consecuencia, fueron expulsados de los Juegos atletas alemanes importantes como Erich Seelig, Daniel Prenn y Gretel Bergmann; participantes en Box, Tenis y salto en alto respectivamente.

Un dato curioso sobre la elección de la sede es que España fue el primer país asignado para llevar acabo la gran competición, pero en ese momento se empezaba a notar un cierto revoloteo social. Así que por mayoría de votos se terminó eligiendo a Alemania sin imaginarse lo que vendría después.

Aunque la política aria se llevó a cabo, participaron un total de 18 afroamericanos por parte de la delegación de los Estados Unidos, siendo el triple de los que anteriormente participaron en los Juegos pasados. De la misma forma, el gobierno permitió participar un determinado número de atletas judíos, tanto para Alemania como para otros países.

Un hecho importante es el cómo Alemania cambió totalmente la imagen de dictadura ante el mundo quitando carteles antisemitas, poniendo en pausa leyes en contra de los homosexuales, y cambiando su propaganda nazista por una más “family friendly”.

Alemania termino siendo el más ganador consiguiendo un total de 89 medallas, siguiéndole Estados Unidos con 56 medallas y en tercer lugar quedaría Hungría con 16 medallas, de las cuales 10 fueron oros.

Sin embargo, lo destacable de esta edición de las olimpiadas fue sin dudas la participación de Jesse Owens. Aquel oriundo de Alabama fue de los pocos deportistas de origen afroamericano en obtener 4 medallas de oro y superando a sus rivales arios. Cabe mencionar, que este deportista fue felicitado a través de una carta por el gobierno alemán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *