sábado, octubre 24

Centauros: mitad hombre, mitad equino

Por Iris Martínez

Las criaturas mitológicas han sido dignas de réplica debido a sus curiosos y fascinantes orígenes, así como también de su aspecto. Las que conocemos hasta entonces, son resultado de diversas interpretaciones hechas en determinadas épocas, siendo los centauros de las más comunes.

Sin duda alguna, la mitología griega es de las más conocidas e increíbles que existen, ya  que ha servido de inspiración para historias que se plasman tanto en literatura como en pantalla.

Algunos de los seres pertenecientes a ésta suelen tener una apariencia poco común, puesto que son mezcla de una o más criaturas, lo cual, los hace más poderosos y, en ocasiones, temibles.

Lo más seguro es que ya te sepas la historia de varios seres mitológicos griegos, pues son muy mencionados, sin embargo, me gustaría contarte el origen de una de los más populares: el centauro, quien ha sido representado en películas como Las crónicas de Narnia, Harry Potter, Percy Jackson entre otras.

Bueno, resulta que los centauros son consecuencia del mal actuar de un hombre. La historia cuenta que  después de que Ixión, rey de Tesalia se enamoró de la hija de Eyoneo, Día, al querer casase con ella, le prometió a su padre que le daría sus preciados caballos si le otorgaba su mano, Eyoneo aceptó, sin imaginarse que el rey no cumpliría con lo prometido.

Indignado por la mentira, Eyoneo decidió tomar lo que por acuerdo le pertenecía, así que robó los caballos de Ixión, lo cual dejó muy molesto al rey y con ganas de vengarse.

Ixión  invitó al padre de su esposa a su palacio, con la excusa de que deseaba dejar todo atrás. Una vez estando ambos ahí, Ixion hizo pasar a Eyoneo a una supuesta nueva sala de su hogar. Sin sospechar nada malo, Eyoneo se asomó para echar un vistazo, momento que fue aprovechado por su anfitrión para empujarlo a las llamas que abajo yacían, lo cual, obviamente terminó con él.

Cuando el pueblo se enteró de la malvada venganza, rechazó al rey y fue retirado de su cargo, así, Ixión pasó de ser respetado a despreciado en cualquier lugar al que iba. Después de algún tiempo, Ixión triste por el trato que recibía y, aparentemente arrepentido, suplicó a los dioses que lo perdonaran, petición que fue escuchada por el dios Zeus, quien no sólo le otorgó lo que quería, sino también lo invitó a visitar el Olimpo, para convivir con los demás dioses, al fin que anterior a su crimen, había sido un gran rey.

Ixión, al estar tan cerca de Hera, esposa de Zeus, dijo sentir amor por ella, así que movido por su pasión, le expresó a la diosa su sentir. Fiel a su compromiso con Zeus, Hera lo rechazó y le contó lo sucedido al rey de los dioses. Incrédulo decidió poner a prueba a su invitado, así que moldeó a Néfele, una nube que fuera réplica de su esposa, totalmente idéntica.

Ixión, pensando que aquella nube era la auténtica Hera y que, también sentía atracción por el, tuvo relaciones sexuales con ella, lo cual, dio como resultado el nacimiento de los primeros centauros, criaturas con cuerpo de caballo, pero con torso, brazos y cabeza de humano, que posteriormente se aparearon con las yeguas de Magnesia, generando así más híbridos.

Tras quedar evidenciado frente a Zeus, el dios procedió a expulsarlo del Olimpo  pero, aún siendo empático con el, no lo castigó.

Cuando Ixión volvió al mundo de los hombres, divulgó y presumió su unión con la diosa. Su actitud ahora si desató el enojo de Zeus, quien no estuvo dispuesto a perdonarle un error más, así que con uno de sus poderosísimos rayos, lo fulminó y envió a su espíritu a juicio al  Tártaro  (lugar y deidad ubicado a mayor profundidad que el Hades, donde se guardaba a los condenados a sufrir eternamente).

Zeus. Imagen de adrianapolis.com

Los centauros–como cuenta la historia– son hijos de Ixión, vivían en la región de Tesalia, en donde reinaba su padre y se caracterizaban por su agresividad e impulso, sin embargo, no todos fueron así, había unas cuantas excepciones, donde Quirón sea probablemente el más conocido.

Lo primero que hay que mencionar es que este especial centauro no era hijo de Ixión. Sus padres eran Cronos y la  océanide (ninfas, hijas de Océano y Tetis, cada una asociada a una fuente, río o lago) Filirá, entonces ¿por qué nació así? Bueno, supuestamente Cronos tomó la forma de caballo para acercarse y tener su encuentro amoroso con la diosa menor, quien despreció a su hijo cuando lo vio.

Quirón, fue adoptado por el dios Apolo, quien le inculcó amor por la cultura, así como le proporcionó aprendizajes en el arte, música, medicina y en el uso del arco. Cuando se convirtió en adulto, lleno de sabiduría y conocimientos, fue buscado por padres de personajes importantes, catalogados como héroes,  para que entrenara a sus hijos. Entre sus aprendices encontramos a Aquiles, Ayáx, Jasón, Odiseo, Eneas, Telémaco, y otros más.

En una batalla en la que peleaba junto a Heracles (Hércules), en contra de otros centauros, su compañero lo hirió accidentalmente con una de las flechas envenenadas que estaban utilizando para atacar. Se dice que Quirón era inmortal, pero el dolor que le causó la herida era tanto que decidió cederle su inmortalidad a Prometeo, dando paso a su muerte.

Tras su pérdida, en honor a la vida y actos honorables de Quirón, Zeus ilustró su silueta en el cielo, creó una constelación, la cual bautizó como Sagitario, esto para que nunca se olvidara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *